Por qué hemos llegado hasta aquí